fbpx
La relación entre el Síndrome del Intestino Irritable y las alergias alimentarias IgG

No se habla mucho de ella, pero existe una estrecha relación entre el Síndrome del Intestino Irritable (SII) y las alergias alimentarias de tipo IgG. Durante años se subestimó al SII como un síndrome de tipo psicológico o psicosomático. Sin embargo, hoy en día se reconoce al SII como un trastorno intestinal de tipo funcional que afecta a un 10% de la población mundial aproximadamente. Aún no se establecen sus causas de manera exclusiva, pero se sabe que el estrés, algunas infecciones gastrointestinales, algunos medicamentos, una dieta no balanceada y las alergias alimentarias pueden llegar a ser agentes desencadenantes de los síntomas.

            Es  muy importante tener en cuenta que esos síntomas se manifiestan diferente en cada paciente. Cada individuo experimenta el SII, al igual que las alergias alimentarias IgG,  de manera particular, dependiendo de su genética, predisposiciones, su dieta y sus hábitos. En este artículo te contaremos sobre la relación entre el Síndrome del Intestino Irritable y las alergias alimentarias IgG. También te daremos algunas herramientas para que le hagas seguimiento a tus síntomas y puedas encontrar el tratamiento indicado especialmente para ti.

¿Qué es el Síndrome del Intestino Irritable (SII)?

El Síndrome del Intestino Irritable (SII), o IBS en inglés, es un desorden intestinal de tipo funcional, esto quiere decir que no existe un daño estructural en el intestino de quienes lo padecen, sino irregularidades en su funcionamiento. Por esta razón, el diagnóstico se hace mediante el análisis de los síntomas y al descartar otras patologías. Se diferencia del IBD (Inflammatory Bowel Disease), que se divide en la colitis ulcerosa y la enfermedad de Chrohn, porque en estas enfermedades sí existe un daño estructural del intestino evidente a través de exámenes diagnósticos.

            El SII diagnóstico del SII puede ser evasivo porque cada paciente lo experimenta de forma distinta. Como dijimos previamente, no hay una causa única y múltiples factores interfieren en su desarrollo. Sin embargo, los síntomas más comunes son: dolor abdominal recurrente que usualmente se alivia tras evacuar; inflamación abdominal; exceso de gases; periodos de diarrea y/o estreñimiento; pérdida de apetito y/o constante sensación de llenura; e indigestión y nauseas.

            Estos síntomas pueden ser muy molestos y en ocasiones impiden el desarrollo de una vida laboral y social normal. Hay pacientes que prefieren no comer acompañados o no salir de casa por la posibilidad de tener que ir al baño en repetidas ocasiones. Estas preocupaciones y molestias constantes muchas veces desencadenan en estados de estrés, ansiedad y depresión que a su vez pueden empeorar los síntomas.

            Para saber qué tratamiento seguir, el SII suele dividirse en tres tipos, según los síntomas: estreñimiento predominante, diarrea predominante o mixto. Los tratamientos suelen consistir en suministrar medicamentos laxantes y/o antidiarreicos. Estos medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas a corto plazo, pero también pueden alterar la flora intestinal (microbiota) y la permeabilidad de las mucosas intestinales ocasionando otros trastornos.

Otro tratamiento consiste en evitar los alimentos desencadenantes de los síntomas que suelen ser diferentes en cada paciente. En los últimos años se han hecho populares las dietas restrictivas como la dieta baja en FODMAP para SII. Esta consiste en dejar por completo los alimentos que contengan Fermentables, Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles. Esta dieta ha beneficiado a muchos pacientes con SII, sin embargo, no parece ser ideal para muchos otros. En primer lugar, es una dieta muy restrictiva que deja de lado alimentos sanos y nutritivos que pueden no ser perjudiciales para algunos pacientes, como las lentejas, los garbanzos, el centeno, el trigo Kamut, los fríjoles, las legumbres, el brócoli, las setas, la manzana, el mango, la mora, el aguacate y la miel de abejas y de agave, entre otros. Muchos de estos alimentos tienen una función prebiótica, es decir que tienen componentes que nutren la flora microbiota con fibras vegetales específicas para su mantenimiento. Por lo cual, no incluirlos puede resultar en un desbalance de la microbiota que empeorará los síntomas del SII.

Las restricciones de una dieta libre de FODMAP hacen que se elimine la lactosa y los azúcares añadidos y, por esto, conllevar varios beneficios. Sin embargo, sus bases la convierten en una dieta muy restrictiva que puede ser difícil de llevar y, a largo plazo, puede resultar abrumadora y perjudicial para nuestra microbiota.

Por esto, consideramos que es más sano que cada paciente encuentre la dieta personalizada que lo beneficia y no una dieta restrictiva y generalizada que no siempre se va a ajustar a sus necesidades. Acá te contaremos sobre la relación entre el Síndrome del Intestino Irritable (SII) y las alergias alimentarias de tipo IgG y cómo identificar los alimentos desencadenantes de síntomas.

Alergias alimentarias IgG

Las hipersensibilidades alimentarias, o alergias alimentarias de tipo IgG son las que producen una reacción del sistema inmune que libera el anticuerpo humoral inmunoglobulina G tras consumir un alimento desencadenante de síntomas. Estas se diferencian de las del tipo IgE porque no tienen una reacción inmediata y aguda, sino que se desarrollan en un periodo de tiempo que va desde tres horas hasta tres días, generan un desorden inflamatorio del sistema inmune innato y no suelen ser de conocimiento de quienes las padecen por su reacción retardada. Las alergias IgE se pueden reconocer fácilmente porque los síntomas suelen ser inmediatos y visibles, como hinchazón en el rostro, congestión y dificultad para respirar, vómito y diarrea, desmayos, etc. Por otro lado, los efectos de las alergias alimentarias IgG tardan tiempo en mostrarse y suelen ser de carácter inflamatorio en el interior de nuestro cuerpo. Es por esta razón que reconocer los alimentos que desencadenan los síntomas de una alergia IgG puede ser complicado.

(Acá puedes leer sobre cómo afectan las alergias alimentarias del tipo IgG a tu salud mental: https://www.eurolife.com.co/igg-y-salud-mental/)

Sin embargo, ahora es posible hacerlo por medio de ImuPro, una prueba diagnóstica en la cual se reconocen los alimentos potencialmente desencadenantes para que puedan ser removidos y luego rotados en la dieta y evitar así la inflamación que causa las enfermedades. Más adelante te hablaremos a profundidad sobre ella. Por ahora, vamos a hablarte sobre cómo se relacionan las alergias alimentarias IgG con el SII y cómo el reconocer los alimentos desencadenantes puede ayudar a mejorar los síntomas del SII.

Relacion IgG ySindrome y las alergias UgG

Relación entre el Síndrome del Intestino Irritable y las alergias IgG

Existe una estrecha relación entre el Síndrome del Intestino Irritable (SII) y las alergias alimentarias de tipo IgG que aún está siendo estudiada. Aunque las causas del SII pueden ser múltiples y varían en cada paciente, se sabe que existe una condición inflamatoria subyacente. Esta condición inflamatoria puede ser de bajo grado y puede estar siendo causada por niveles elevados de anticuerpos IgG específicos para los alimentos desencadenantes. Es decir puede venir de una alergia alimentaria IgG (tipo III). De hecho muchos de los síntomas coinciden: inflamación abdominal, falta de apetito, gases, periodos de diarrea y estreñimiento, desnutrición, entre otros.

Existen varios estudios que han ahondado en la relación entre el Síndrome del Intestino Irritable y las alergias alimentarias IgG. Uno de ellos es “Eliminación de alimentos basada en anticuerpos IgG en el síndrome del intestino irritable: un ensayo controlado aleatorio”, realizado por Atkinson en el 2003 (Gut 2004; 53: 1459-1464). Los participantes fueron pacientes con SII. Ninguno de ellos había sido diagnosticado con enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa u otras dolencias más graves. Un grupo de estudio estuvo en una dieta simulada durante doce semanas; el otro en una dieta sin alimentos con un nivel elevado de IgG. El estado de salud y los síntomas del SII mejoraron significativamente en los pacientes que siguieron la dieta de eliminación basada en la prueba de IgG.

El estudio “El valor de eliminar alimentos de acuerdo con los anticuerpos de inmunoglobulina G específicos para alimentos en el síndrome del intestino irritable con diarrea”, realizado por Hon Guo en 2010 (The Journal of International Medical Research 2012; 40: 204-210) llega a conclusiones similares. Se compararon 77 pacientes con síntomas de SII, incluida diarrea, con un grupo de 26 pacientes sin SII. En el grupo con SII, hubo una proporción significativamente mayor de pacientes con anticuerpos IgG elevados, en comparación con el grupo de pacientes sin SII. La dieta consistió en la eliminación de alimentos desencadenantes de alergias alimentarias IgG. Dicha eliminación produjo una reducción significativa de los síntomas del intestino irritable.

Por último, vale la pena mencionar un estudio realizado con la prueba ImuPro en pacientes con migraña y SII mostró una reducción del 44% del dolor abdominal y una reducción del 42% de los síntomas del SII en 10 días. ( Headache 2013 Mar; 53 (3): 514-25)

Estos tres estudios demuestran que reconocer cuáles son los alimentos desencadenantes de los síntomas de las alergias alimentarias IgG puede ayudar a controlar la aparición de los síntomas del SII. Esto es posible gracias a pruebas diagnósticas como ImuPro.

(Acá te contamos más sobre el SII, su relación con alergias alimentarias y la efectividad de la prueba ImuPro para tratarlo:

https://www.eurolife.com.co/imupro/sintomas-igg/problemas-gastrointestinales/SII/ )

Posibles soluciones: ImuPro y un diario de alimentos

Cuando te haces una prueba diagnóstica ImuPro se analiza la presencia de los anticuerpos IgG en tu sangre y se prueban hasta 270 alimentos para ver cuáles pueden ser los desencadenantes de las alergias IgG. ImuPro es un análisis nutricional individual, que va acompañado de una guía personalizada respaldadada por el laboratorio Aleman R-Biopharm AG. El examen incluye una guía única post-análisis. Junto con los resultados de la prueba, recibirás tu concepto nutricional individual. Se te aconsejará dejar los alimentos que son posibles desencadenantes y re introducirlos de a pocos para identificar cuáles son los que están causando los síntomas retardados.

Para poder identificar estos alimentos es ideal llevar un diario de alimentos. Esta práctica se ha hecho cada vez más común en los últimos años y es especialmente util para quienes sufren de síntomas gastrointestinales. Un diario de alimentos puede ayudarte a comprender tus hábitos y patrones alimentarios; y puede ayudarte a identificar los alimentos desencadenantes que comes con regularidad. ¿Qué debe incluir un diario de alimentos? Entre más preciso y coherente sea el diario, mejor herramienta será. Un diario de comida puede incluir:

1. ¿Qué estás comiendo? Anota los alimentos y bebidas específicos que consumes y cómo se preparan (horneados, asados, fritos, etc.). Incluye salsas, condimentos, aderezos o coberturas.

2. ¿Cuánto estás comiendo? Indica la cantidad en medidas del hogar (tazas, cucharaditas, cucharadas) o en gramos. Si es posible, es mejor pesar y medir tu comida.

3. ¿Cuándo estas comiendo? Tomar nota de la hora a la que estás comiendo puede ser muy útil para identificar momentos potencialmente problemáticos, como las comidas a altas horas de la noche.

También puedes incluir: ¿Dónde estás comiendo? ¿Qué más haces mientras comes? ¿Con quién estas comiendo? ¿Cómo te sientes mientras comes? ¿Estás feliz, triste, estresado, ansioso, solo, aburrido, cansado?

También existen aplicaciones para teléfonos móviles como Lose It! o MyFitnessPal que pueden reemplazar a un diario a mano. Lo más importante es que con el paso del tiempo, al volver al diario, logres reconocer en lo registrado tendencias, patrones o hábitos. ¿Cuándo tuviste tus últimos síntomas? ¿Qué habías comido? ¿Cómo te sentiste después? ¿Hubo algún suceso en tu vida que pudo estar involucrado? Llevar un diario de alimentos puede ser muy informativo y ayudarte a mejorar su salud. Si te has hecho la prueba ImuPro puedes usar el diario de alimentos para llevar un registro de cómo te sientes al re introducir de a pocos los posibles alimentos desencadenantes.

Lo más interesante de ImuPro, acompañado del constante registro de lo que comes, es que estarás desarrollando un tratamiento hecho especialmente para ti y que se adaptará a tus necesidades. Esta estrategia se aleja de las dietas estrictas que muchas veces terminan eliminando alimentos que no son perjudiciales, que nos gustan y que incluso necesitamos.

Por medio de la prueba ImuPro y un juicioso registro de tus comidas y síntomas en un diario de comidas, vas a poder identificar la relación que existe entre el Síndrome del Intenstino irritable y las alergias IgG. Así, podrás prevenir y/o controlar sus síntomas para tener una vida más llevadera y cómoda.

Conoce más sobre Imupro: https://www.eurolife.com.co/imupro/

Diario de alimentos